Aqui os dejo la nueva campaña publicitaria realizada para el Audi Q5. Trata del robo de identidad, algo no muy común en nuestro país, pero algo más frecuente en Estados Unidos. Con ella pretenden denunciar la falta de originalidad del resto de SUVs y reafirmar el carácter único del Q5.

Hasta cierto punto estoy de acuerdo con los creativos de la marca germana, pero creo que se podrían aplicar sus propios mensajes, ya que el parecido entre el Q5 y el Q7 es algo más que obvio. Algo que está por verse es que tal encajará esta crítica Lexus que ha sido elegida como ejemplo del típico SUV para este anuncio, ¿derivará esto en una rivalidad similar a la que ya existe entre Porsche y Nissan? Sólo el tiempo lo dirá.

Anuncios